3. ¿Cuál es la magnitud del problema?

De acuerdo con el estudio Survey of Health, Aging and Retirement en Europa (SHARE), la prevalencia de pre-fragilidad y fragilidad física entre los ancianos residentes en la comunidad es, respectivamente, 42,3% y 17,0%. En ausencia de intervenciones específicas, la historia natural de la fragilidad física se caracteriza por un aumento de la morbilidad, la discapacidad, el uso frecuente y con frecuencia inadecuado de los servicios de salud, institucionalización, y calidad de vida reducida. Esto implica que las condiciones de discapacidad no sólo afectan al individuo, sino que representan una grave amenaza para la sostenibilidad de todo el sistema de salud. Detectar y contrarrestar por lo tanto el PF & S es extremadamente importante para prevenir la progresión de esta enfermedad y evitar sus consecuencias negativas.